EN PRIMERA PERSONA: GONZALO GONZALEZ

2020-05-18

Gonzalo González pasó por el Ciclo de Charlas que el Turismo 4000 Argentino lleva adelante vía #InstagramLive, compartiendo su experiencia deportiva y su modo de vivir el automovilismo, claramente asociado a la amistad y esfuerzo para poder ser parte de cada una de las competencias con un nutrido grupo de amigos y familiares, acaso un estilo de vida en los proyectos deportivos del piloto de Lomas de Zamora, quien naturalmente heredó esta pasión.

“Mi abuelo y mi viejo me marcaron el camino del automovilismo, ambos llegaron a correr en el Turismo Carretera, donde todos queremos correr, pero en mi caso lo veo muy lejos por temas presupuestarios, y porque nosotros tenemos otra actividad comercial. Al automovilismo le dedicamos tiempo fuera del trabajo, hasta altas horas de la noche, y corremos cuando el presupuesto nos lo permite hacer. Este año pudimos cumplir un sueño, que fue correr una carrera fuera del Autódromo Roberto Mouras, y pudimos ir a Concepción del Uruguay”, reconoció.

“En ese viaje se me vinieron muchos recuerdos, de las carreras que corría mi viejo acompañándolo a todos lados con el micro, largos viajes, pero con muchos recuerdos de esa hermosa época en la que yo comencé a incorporar el automovilismo como un estilo de vida”, agregó quien se inició en la Fórmula 1000, aunque siempre sabiendo que lo suyo eran los autos de Gran Turismo. “Corrí en Procar y en Turismo 4000 Argentino, acá toqué el cielo con las manos en cuanto a automovilismo refiere para mí. Es más, creo que la categoría me queda un poco grande por el tema presupuesto, pero con muchas ganas y un grupo enorme de amigos y familiares lo disfrutamos así, con mucho esfuerzo, y las satisfacciones de los buenos resultados”.

Poco más de cuarenta minutos de charla nos permitieron recorrer la vida deportiva del joven piloto, que por estas semanas transcurre la cuarentena en espera de su primer hijo junto a su mujer, Ivana. Junto con su hermano Santiago, su cuñada Natalia, y demás amigos y familiares, formaron La Banda del Chivo 70, en referencia al número que siempre identificó al piloto en el Turismo 4000 Argentino, el que cambió el año pasado por el número once en sus laterales, el más bajo desde que debutó en la categoría, en aquella ocasión, con un auto de Leandro Mograbi.

Pero este vehículo, el actual, tiene una historia muy particular. “Era un auto nuevo que estaba haciendo Gustavo Doce. Tenía su auto de siempre, con el que salió campeón, y el auto nuevo que fue el que finalmente compramos. Para quedarnos con ese auto vendimos mi auto particular y el de mi hermano Santiago y arrancamos, primero corriendo en el Procar, luego paramos un tiempo y un día decidí modificarlo todo para hacerlo para el Turismo 4000 Argentino. Por eso, la satisfacción es grande, porque puedo correr con un auto prácticamente hecho por mí en una gran categoría como la que estoy en el día de hoy, con el grupo que me acompaña siempre. Mejor, imposible”, aseguró.

Así vive y siente el automovilismo Gonzalo Gonzalez. Su mujer, su cuñada, su hermano, su suegro, amigos varios, allegados, todos unidos en la premisa de disfrutar un gran fin de semana de automovilismo siendo el resultado un factor importante, aunque no determinante. El cumplido está toda vez que aquel Chevrolet sale a pista en búsqueda de una nueva experiencia, la que le han transmitido su abuelo y su padre para conocer y entender el automovilismo.