UN BALANCE POSITIVO PARA JORGE GARGAGLIONE

2018-11-29

Gran protagonista del Campeonato 2018 de Turismo 4000 Argentino ha sido Jorge Gargaglione, quien llegó con chances deportivas de disputar el certamen finalmente ganado por Germán Pietranera. El Chevrolet que atienden Joaquín Lobos y Mariano D´Addezzio ha funcionado correctamente en todo el certamen, lo que le permite al experimentado piloto residente en San Martín (Buenos Aires), ocupar el tercer puesto del podio anual que ha finalizado el pasado domingo en el Autódromo Roberto Mouras (La Plata).

Siendo uno de los seis pilotos que llegaron a la última bandera a cuadros con chances de obtener el certamen el último domingo del 2018. Una falla en la clasificación lo retrasó en la hilera oficial, pero en la final pudo avanzar lo necesario logrando el tercer puesto en el campeonato ganado por Germán Pietranera. “El 2018 fue un año muy bueno para mí, integrando una categoría tan competitiva, con muchos campeones de categorías zonales; considero que el Turismo 4000 Argentino es la mejor de las categorías entre aquellas que tienen motores de cuatro litros, donde todos quieren estar, donde todos aspiran por llegar. Entre los quince primeros, encontras pilotos que fueron campeones en sus federaciones, por eso rozarte con ese tipo de pilotos genera mayor competitividad, ni hablar de compartir pista como pilotos de la talla de Germán Pietranera y Javier Funcia, campeones en el Turismo 4000 Argentino y en otras categorías. Para mí es una alegría enorme poder compartir el fin de semana con pilotos de ese tipo, también no quiero olvidarme del Tiki Pérez Bravo, Ramiro Dailoff y de Carli Bava, que tienen mucha experiencia en el automovilismo y que este año vinieron a la categoría, quizás por cuestiones presupuestarias, pero es una satisfacción enorme para mí compartir la pista con ellos y con todos los que hacen a la categoría”, indicó Gargaglione.

Con el equipo Lobos Racing, afincado en la localidad de Suipacha (Buenos Aires), logró mantener el protagonismo que siempre supo tener en su paso por la categoría, logrando con Joaquín Lobos y Mariano D´Addezzio el tercer puesto anual. “Largué la última fecha con posibilidades de ser campeón, algo enorme para mí por todo lo que antes mencioné; todos los que integramos el Playoff hemos sido competitivos y fuera del Playoff también hubo muchos pilotos que funcionaron en gran nivel. En mi caso, corrí este año con un equipo muy joven en la categoría, un gran equipo, aposté con gente que tuvo conmigo su primera experiencia en el Turismo 4000 Argentino, como Joaquín Lobos y Mariano D´Addezzio, con trabajo continuo, desarrollando elementos y apostando un proyecto. El balance es muy bueno, sin dudas”, afirmó.

El futuro, lo tendrá vinculado al Turismo 4000 Argentino, aunque desde otro lugar, como propietario de vehículos. La ascendente campaña de su hijo Alexander, hoy en categorías de karting, obliga a su mayor presencia y seguimiento. “El futuro me ve acompañando a mi hijo, Alexander, quien competirá en categorías de karting. Por eso debo abocarme a él, a acompañarlo en su futuro ingreso a las categorías de fórmulas; pero no es una despedida. Como hizo Mauricio Selva, nuestro campeón, estaré acompañando desde otro lugar al Turismo 4000 Argentino al menos en el próximo año; una gran categoría que quiero mucho y que mucho me ha dado en mi campaña dentro del automovilismo. Hoy tengo en venta los dos Chevrolet, listos para largar e ideal para hacer un proyecto serio, y en caso de no venderlos, seguramente con uno de ellos o en cualquier otro auto esté presente en un futuro nuevamente en el Turismo 4000 Argentino, quizás no con continuidad por el apoyo a mi hijo en su campaña dentro del karting”, reconoció.

Finalmente, se refirió al Turismo 4000 Argentino. “El Turismo 4000 Argentino me gusta mucho; la forma un lindo grupo humano que trabaja constantemente para darnos lo mejor. Siempre hay cosas por mejorar, pero siempre hay buena predisposición para escuchar a los pilotos y mejorar todo. Es una categoría difícil, mantenerse entre los de adelante es un desafío que un piloto enfrenta todas las carreras y por eso genera alegría y motivación comprendernos entre los principales protagonistas. En cuatro años terminé dos veces en el tercer puesto y una vez con el sexto lugar, lo cual no es poco para mí. Siempre fuimos protagonistas. Hemos cumplido.”